Pasos del proceso de fabricación

 

En el siguiente video se explican brevemente los diferentes pasos que se realizan durante el proceso SLM (impresión 3D de metal).

1. RECEPCIÓN DEL MODELO CAD

Para poder estudiar el proyecto, necesitamos toda la información posible sobre la pieza que necesitas rediseñar o fabricar.

En primer lugar, recibimos el modelo CAD de la pieza, preferiblemente en formato .step o .stl.

Si, además, podemos ver parte del modelo del conjunto, entenderemos mejor su funcionalidad y propondremos mejoras en la pieza.

La tecnología SLM obtiene una tolerancia dimensional media de +/-0,2 mm y una rugosidad aproximada entre 6 y 10 Ra. Si la pieza cuenta con cotas más restrictivas, se necesitará un plano con estas indicaciones. Estas cotas se consiguen mediante post-procesos (mecanizado, pulido, etc.).

Los factores clave del proceso son:

- Caras vistas de la pieza (donde mejor rugosidad estética se necesita).

- Material de fabricación (Aluminio ó Acero inoxidable).

- Cantidad de piezas o lote mínimo del proyecto.

- Acabado requerido (si se requiere).

2. DISEÑO PARA FABRICACIÓN ADITIVA (AM)

A la hora de preparar el modelo para la fabricación ofrecemos diferentes posibilidades de diseño según la necesidad.

A) Fabricación directa del modelo recibido.

B) Realizar pequeñas modificaciones para mejorar la fabricación de la pieza:

- reducción de soportes.

- reducción de material.

- etc.

C) Diseñar de cero para optimizar la fabricación aditiva, reducir el coste y mejorar la funcionalidad:

- Optimización topológica

- Análisis estructural.

- Etc,

3. ORIENTACIÓN, SOPORTE Y DISTRIBUCIÓN

Una vez obtenido el diseño final, se realiza el posicionamiento de las piezas en máquina mediante el software correspondiente.

La orientación de fabricación define los post-procesos y el coste final de la pieza.

 

Dependiendo de esta, se colocarán las estructuras de soporte en las zonas más inclinadas.

Se distribuyen las piezas en la placa (250x250x320) y se eligen los parámetros óptimos para el material elegido. De esta forma se obtienen los datos de fabricación (tiempo, volumen, etc.).

4. FABRICACIÓN ADITIVA

Normalmente, se realiza un proceso de chorreado para limpiar la pieza y mejorar la rugosidad.

5. POST-PROCESOS

Dependiendo de las necesidades dimensionales, funcionales o estéticas de la pieza, es posible realizar distintos post-procesos.

Para conseguir las tolerancias más restrictivas es necesario realizar una operación de mecanizado.

Para mejorar la rugosidad, se realizan distintos procesos de pulido: manual, vibrado o electropulido.

Es posible realizar diferentes tratamientos para conseguir acabados estéticos: pintado, cromado, etc.

6. ENTREGA FINAL

Después de realizar los controles de calidad correspondientes, las piezas son enviadas al cliente.

Si tienes dudas sobre el proceso de fabricación puedes ir al apartado de preguntas frecuentes (FAQ) o consultarnos directamente.

Acabada la fabricación, se separan las piezas y se retiran los soportes.